Croquetas de queso Camembert sobre lecho de dulce de Membrillo


¡Croquetas!

¡Croquetas de queso Camembert sobre lecho de dulce de Membrillo!

Ahora sí, ahora ya veo tu sonrisa y es que es decir croqueta y no sé qué nos pasa que sonreímos sin querer, tal vez por algún recuerdo o tal vez por qué nos gustan todas de todos los colores y sabores como es el caso de mi casa, aún no he hecho unas que no gusten.

Si soy sincera, esta semana no pensaba publicar ninguna receta, voy algo liada entre el inglés, un viajecillo que tengo a la vista y el refriado que me acompaña desde hace una semana y no se va, la verdad es que no entraba en mis planes.

Esta mañana en uno de esos ratos tontos de los que suelo tener se me ha ocurrido subir una de las fotos que hay en esta entrada a Instagram, pensando que no iba a llamar mucho la atención, solo por dar otra opción de las muchas que hay de croquetas y que en casa nos encanta, mi sorpresa ha sido que nada más publicar la foto, una amiga, Loreto, a la que aprecio mucho, me ha preguntado si tenía la receta publicada, le he dicho que no y su respuesta ha sido: pues yo quiero saber cómo haces estas croquetas.

Pues aquí la tienes Loreto y además te la dedico con todo mi cariño, eres la alegría personificada, siempre tienes una palabra amable para los demás, así que por ser vos quien sois y como sois, va por ti, espero que te guste a ti y a todos los que paséis por aquí.

Todo sabemos lo ricas que están las croquetas per, detrás de ellas hay un trabajo considerable y lo único que puede superar ese trabajo (duran un suspiro) es la cara de los que las degustan es su momento, por eso en casa cuando digo croquetas, solo faltan los confetis jajaja.

Os voy a contar un secreto, a mí me pasaba igual cuando mi madre las preparaba, era pasión y de ella he heredado la forma de hacerlas, es muy sencillo, en el caso que la masa solo lleve un ingrediente principal como es este caso, ella tostaba la harina antes de hacer la bechamel, siempre me decía que eso le daba un sabor especial a las croquetas que no encontrabas por ahí, OJO, cuando digo tostar me refiero a que la harina coja un tono marfil, si se tuesta demasiado, amargará.

Antes de pasar a la receta quiero decir que no hay paso a paso, las fotos las hice al final como podéis ver, cuando mi hija me dijo que le hiciera fotos, no sé qué me ha pasado con esta receta que la veo tan sencilla que pensé que a nadie le interesaría, solo a mis comensales que en este caso éramos unos cuantos, pero para facilitar la vista he cogido las fotos del paso a paso de las croquetas de pollo que hago exactamente igual, solo para que se vea el tema de la harina.

El membrillo también es casero, pero cuando no tengo y quiero hacer estas croquetas, lo compro, hay locales que lo venden casero y está realmente rico.


Ya vamos a la receta.


Croquetas de queso Camembert sobre lecho de Membrillo:


Ingredientes:
  • 1 queso camembert.
  • 1 litro de leche entera o semidesnatada.
  • 1 cebolla mediana cortada muy pequeña.
  • 5 cucharadas soperas colmadas de harina de trigo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Huevos
  • Pan rallado.
  • Hiervas provenzales.
  • Carne de Membrillo.
  • Pimienta.
Preparación:
  1. Ponemos al fuego una sartén sin aceite ni nada, ponemos la harina y la dejamos tostar, ya he dicho antes que tostar es que coja un poco de color marfil, no marrón, quitamos del fuego y dejamos enfriar.
  2. En otra sartén, cubrimos el fondo con el aceite de oliva, calentamos y cuando esté bien caliente, freímos la cebolla bajando el fuego para que se poche.
  3. Mientras retiramos la corteza blanca del queso, si queremos las croquetas más fuertes le dejaremos un poco de corteza.
  4. Una vez esta la cebolla transparente, añadimos la harina tostada, le damos unas vueltas para que se ligue todo bien y vertemos la leche poco a poco sin dejar de remover para que no se formen grumos.
  5. Cuando empiece a hervir, añadimos el queso, unos golpes de hiervas provenzales, salpimentamos y seguimos removiendo hasta que la bechamel quede firme, que cuando pasemos la cuchara por el centro de la saten se cree un surco.
  6. Sacamos del fuego, ponemos en un cuenco y tapamos con film transparente tocando la masa, dejamos enfriar e introducimos en el frigorífico como mínimo 4 ó 5 horas, yo siempre las hago de un día para otro.
  7. Una vez frío, sacamos y vamos formando las croquetas a nuestro gusto, es este caso les he dado forma de medallón para que se mantuvieran de pie.
  8. las pasamos por huevo batido y pan rallado.
  9. Freímos con abundante aceite hasta que estén doradas, sacamos sobre papel absorbente para que escurra el aceite sobrante y servimos.
  10. Disponer en una fuente finas capas de membrillo y sobre cada capa una croqueta, adornar con pimienta recién molida.



Siempre es un placer teneros aquí.
Muchas gracias y espero que os guste.

6 comentarios

  1. No me lo puedo creer!!!!! Merche..., me he quedado de piedra, que regalo más alucinante..., mil gracias, das todo a cambio de nada, estas croquetas van directas a la cena de Nochevieja, que cada año organizo yo en casa, a base de un bufette que mi familia espera durante todo el año. Y por supuesto, les contaré que me dedicaste la receta.. Un placer leerte, gracias tesoro

    ResponderEliminar
  2. Una delicia esas croquetas, en casa cuando las haga volarán te lo aseguro, porque nos encanta el queso y mi hija lo debora.
    Has hecho bien en publicarla para tu amiga Loreto y a mi me a encantado.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola Merche!! Pues yo soy de las que he sonreído cuando he visto croquetas, ¡¡si es que están riquísimas!! Me encantan como te han quedado y con ese acompañamiento con membrillo, pues nunca las he comido así, y creo que el resultado me va a encantar. Yo también tuesto la harina, pienso que también le da un sabor muy bueno a la bechamel. Me alegro que hayas publicado la receta, así la hemos podido disfrutar todos. Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Merche aquí me tienes sonriendo como loca, deseando probar tus croquetas, se ven fantásticas y creo que debemos agradecer a tu amiga Loreto, que te rogara la receta, porque no sé cómo a veces podemos menospreciar algo tan sencillo, pero que no todo el mundo saber hacerlas como Dios manda.
    Me ha encantado la idea del membrillo, tiene que hacer un contraste delicioso con el Camembert. Te quedaron de lujo, la próxima vez no pienses tanto y no te guardes para ti sola estas maravillas, jejeje.
    Besitos y que disfrutes un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Hola, ainssss qué ricas!! estos bocaditos me parecen deliciosos, seguro que a todo el mundo gusta soprende. Yo me lo apunto que el membrillo ya lo tengo preparado. me falta e queso. Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Merche, que croquetas tan estupendas, el acompañamiento del membrillo me ha gustado mucho. La verdad es que como lo has explicado muy bien no se nota que faltan las fotos. Eso sí, las del resultado final son las más importantes, son las que demuestran lo orgullosas que estamos de nuestros platos. Besos amiga.

    ResponderEliminar