Pastel mágico de Cacao.


Era una tarde fría, muy fría pero iba bien abrigada. Busqué mi banco, que casi siempre estaba vacío, me senté y me adentré en mi soledad y pensamientos hasta que, de pronto, una figura se acercó a mí y se sentó en el otro extremo del banco, suspiró y se quedó callado. Transcurrió un largo rato hasta que el caballero se dirigió a mi preguntándome si me gustaba la soledad, a lo que yo le respondí que sí, que en ella me encontraba a mí misma. Hizo un gesto extraño y me dijo que a él no le gustaba nada, que en ella se encontraba con sus peores pesadillas y sus más terribles monstruos.

Sacó unos papeles doblados y viejos del interior de su raído abrigo, los miró y me los enseñó preguntándome si me gustaba el dibujo y la pintura, le dije que sí pero que no era ninguna entendida en el tema, sonrió. Admiré sus bocetos, eran realmente maravillosos.
Sin darme cuenta, con un movimiento rápido abrió su caballete, colocó un lienzo blanco y empezó a mezclar colores en la paleta. El olor a oleo me embriagó. Me miró y con una sonrisa me hizo un gesto para que me mantuviese callada, ¡no daba crédito a lo que veía!. Observar a ese caballero, cuyo rostro tan familiar me resultaba, mezclar y plasmar en el lienzo aquella obra de arte, me dejó atónita.

Comencé a saltar de estrella en estrella y cuanto más pintaba él, más saltaba yo. Me adentré en un pueblecito muy pintoresco, recorría sus calles vacías donde casi todas las luces estaban apagadas pero me detuve a mirar por una pequeña ventana donde una anciana muy jovial batía enérgicamente con dos tenedores unas claras de huevo para montarlas mientras explicaba el secreto del Pastel Mágico a sus nietas, que la observaban sin perder detalle. El secreto no era otro que el de no disolver del todo las claras cuando se mezclan con el resto del preparado, cosa que sí se hace habitualmente en cualquier elaboración.

Seguí paseando, respirando profundamente los olores que desprendía ese pueblecito y observando a este pintoresco caballero de ademanes bruscos, aunque educado, pelo cobrizo y mirada triste.

Se apartó del lienzo y me preguntó si me gustaba. No sabía que decir ante aquella obra de arte, le dije que sí con la cabeza, las lágrimas me resbalaban por las mejillas, busqué mi pañuelo y cuando me giré, había desaparecido. Lo busqué durante un rato sin resultado y fue cuando regresé al banco a recoger mis cosas cuando vi un lienzo enrollado, lo abrí y mi vista fue a la parte inferior derecha, Vincent Van Gogh.

Me desperté de un sobresalto y todavía hoy sueño con tener otra mágica noche estrellada.



Pastel mágico de cacao.

Ingredientes:

  • 120 gr de harina.
  • 4 huevos L.
  • 150 gr de azúcar.
  • 100 gr de mantequilla.
  • 40 gr de cacao puro en polvo.
  • 1/2 litro de leche.
  • 1 cucharada sopera de agua.
  • Unas gotas de limón.
Preparación:
  1. Enchufar el horno a 160º.
  2. Fundir la mantequilla en el microondas, reservar.
  3. Separamos las claras de las yemas, reservamos las claras.
  4. Batimos con la batidora las yemas con el azúcar hasta que do ble su volumen.
  5. Incorporaremos por este orden y sin dejar de batir coda vez que incorporemos un ingrediente, primero la mantequilla, el cacao, la harina, el agua y la leche.
  6. Ahora montamos las claras a punto de nieve firme, cuando estén a medio batir, le incorporamos unas gotas de limón.
  7. Incorporaremos las caras repartidas en tres veces a la mezcla del cacao pero, sin deshacerlas del todo (no se integran del todo).
  8. Untamos el molde con mantequilla, vertemos la preparación y horneamos durante 1 hora a 150º.
  9. Dejar enfriara e introducir en la nevera durante al menos 2 horas.
  10. Cortar y servir con mermelada de frambuesa.


Incorporamos las claras en tres veces sin deshacer.

Listo para el horno.

Una vez horneado, dejamos enfriar.

Un mismo pastel que al cocerse se separa en tres capas.

El corte, vemos las tres capas. Una capa de flan parisino, otra de crema y en su superficie una tercera de bizcocho.

Fuente: Bizcochos irresistibles, Pastelería creativa.

!Espero que os guste!. Muchas gracias. 

18 comentarios

  1. Hola Merche,
    he visto la foto y me he venido corriendo a ver que es esta tentación divina y si efectivamente tiene magia, magia negra pero le la buena, ja,ja.
    Muy interesante tu sueño.
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Precioso post..., con una magia indescriptible, como sólo tú sabes escribirlo, para que nos hechice de principio a fin. El pastel ya ni te cuento, pedazo brujilla!!!!

    ResponderEliminar
  3. Bonito sueño. Y un pastel de los más ricos. Lo se porque lo he preparado es un pastel que se prepara mucho en mi país también. Se ve de lo más apetecible.
    Si no recuerdo mal, también lo tengo en el blog con sabor vainilla
    Besos
    Eni

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Una entrada mágica para un pastel mágico!! Una entrada llena de literatura, obras de arte y cocina con amor, ¡¡una combinación maravillosa!! Seguro que un bocado de este pastel, nos hace ver estrellas y soñar con pueblos mágicos. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Que hermosa entrada Merche, tan hermoso como se ve ese pastel de cacao, tiene un corte estupendo, desde luego comer un trocito seguro que nos haría soñar, buenísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Que nunca desaparezca la magia ni los sueños tan hermosos!!
    ¡¡El pastel es una maravilla, he venido corriendooo, no me lo podía perder!!
    Tengo que hacerlo, ya te contaré!!
    Besotess guapa mía!!

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mágico postre y precisa narración. ¡Felicidades! por tus habilidades, Merche. Besos.

      Eliminar
  8. Todavia estoy con la boca abierta. Que entrada mas bonita!!!!! como es habitual en ti, lo del pastel me ha dejado loca , tan loca que lo voy a hacer ya. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Ay, Mercedes! Cómo has atrapado mi atención desde el primer momento! Cuánta magia, cuánto talento... y qué bueno tiene que estar ese pastel de cacao! Un besazo

    ResponderEliminar
  10. ¡Como tiene que estar!, ¿un trocito mañana para desayunar?.... Muero de amor

    ResponderEliminar
  11. Merche solo tú sabes hacerlo tan bonito, me encanta este cuadro, no comprendí a Van Gogh hasta que no visité su museo en Amsterdam, eso sí que fue mágico para mí, una experiencia inolvidable y que siempre recomiendo.
    Este pastel tiene que estar de escándalo, aunque no lo he conocido hasta hace unos meses que lo comencé a ver por toda la red, y es que parece ser que esta de vicio, guardó tu receta por si me da tiempo a hacerlo uno de estos días.
    Besos preciosas y muchas gracias por el magnífico relato que nos has regalado.

    ResponderEliminar
  12. Merche, me ha encantado tu sueño y tu pastel. A cual más mágico.
    Sin duda un pastel que no hay que pasar por alto porque tiene una pinta increíble.
    Me encantan tus historias.
    Un besito.
    Sil
    Los Telares de Sil

    ResponderEliminar
  13. Bonito relato y bonito pastel, besitos Merche.

    ResponderEliminar
  14. Qué maravilla de relato y de pastel ¡cuánto me han gustado! despliegas mucha magia y arte en tus entradas. Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Hola guapísima, pero que bien escribes, que bien pintas y que bien pasteleas, me ha encantado todo, tu pequeño relato, tu cuadro (que ya lo conocía, nos lo habías presentado en otra ocasión) y tu super pastel de chocolate. Feliz domingo Merche. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Qué bonito y la receta deliciosa seguro!! Besoss

    ResponderEliminar
  17. una entrada preciosa y un pastel que te hace suspirar de rico¡¡.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar