Croquetas de gambas con ajo negro.

Estoy empezando a aceptar la vida como viene, dejarme llevar, a vivir las emociones con naturalidad y pasar de largo sin demasiados aspavientos.

Sí hay que reír, se ríe, pero si hay que llorar, se llora con las mismas ganas que reímos, es la única manera, no oponer resistencia ni a lo bueno ni lo malo, no durarán para siempre ni lo uno ni lo otro.

Es así de sencillo y si mientras por el camino vives momentos inolvidables y conoces a gente con la que conectas al minuto y esa amistad va creciendo día a día y se va transformando en cariño, pues la aceptas con todas las ganas del mundo y la quieres con todo tu corazón.
Supongo que os habrá pasado alguna vez, si no es así, espero y deseo que os pase alguna vez. A mí me ha pasado varias veces y puedo decir que es maravilloso sentir esa amistad recíproca, que estamos para las duras y las maduras y que cuanto más duras más estamos.

Hará casi tres años, viajamos a Viena (me quedaría a vivir allí), Praga (aquí también) y Budapest (y aquí), fue un viaje mágico, todo es precioso. En este viaje coincidimos con una pareja con la que congeniamos al momento, por las dos partes, nos lo pasamos genial y nos reímos muchísimo, sobre todo la noche del restaurante italiano y su licor digestivo, la Grappa, que se nos atragantó (eso os lo cuento otro día).

En este mismo viaje empezamos a hacer planes para el siguiente y el siguiente y ya estamos haciendo planes para el ultimo.

Si os cuento esto es porque esta misma mañana he estado hablando con María, ¿que cómo estás?, ¿qué tal te encuentras?, con ganas de vernos, ¿qué planes tienes para hoy?...

Ella estaba en el descanso de su trabajo y yo salía a comprar cuando terminara de disfrutar de nuestra conversación, después a tomar algo con una amiga, comer y esta tarde, me apetecía publicar algo, así que le he hecho elegir.

¡Y ha elegido sin pensárselo dos veces, croquetas! me ha dicho, me encantan.



¿Os gustan las croquetas? Y ¿las gambas? Seguro que habéis contestado a las dos preguntas un sí rotundo.

A quien no le gusta una rica croqueta casera sea del relleno que sea y es que son un vicio, algo laboriosas, pero cuando le das el primer bocado, sientes que ha valido la pena.

Es importante organizarse para hacerlas, personalmente, las preparo de un día para otro, así le doy tiempo a que se enfríe bien la masa y potencie su sabor.

Estas croquetas con su colita las suelo preparar cuando tengo invitados, no hay colas para todas las croquetas que salen con estas cantidades, pero no pasa nada, las colocamos bonitas en un plato y las vamos alternando y quedan muy cuquis.

Le he añadido ajo negro que potencia mucho el sabor de la gamba y le da un toque más especial si cabe.


Croquetas de gambas con ajo negro.

Ingredientes:
  • 1 litro de leche semi desnatada.
  • 100 gr de harina.
  • 1 kilo de gamba o gambón (20 unidades).
  • 2 dientes de ajo negro.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Harina, pan rallado y huevo.
Preparación:
  1. Pelaremos los gambones (gambas) dejando el ultimo anillo (la cola), para luego utilizarlo en la fritura, reservamos las pieles y las cabezas.
  2. Ponemos un cazo con la leche al fuego.
  3. En una sartén, calentamos un poco de aceite, freímos las cascaras de las gambas hasta que estén bien doradas y se las añadimos a la leche que tenemos en el fuego, llevamos a ebullición a fuego moderado y lo mantenemos durante 5 minutos y reservamos.
  4. En otra satén limpia y sin aceite, tostamos ligeramente solo la harina hasta que coja y tono marfil, sacar y reservar.
  5. Ahora en la satén donde vayamos a hacer la masa, cubrimos el fondo con aceite de oliva y doramos ligeramente las gambas y los ajos negros, las sacamos una a una sin aceite, cortamos las colas para al final introducirlas en las croquetas (reservar en la nevera). Picar los gambones in cola con dos golpes de picado.
  6. En la sartén donde hemos frito las gambas, vertemos la harina tostada junto con la leche que tenemos reservada que habremos colado antes y lo llevamos a ebullición sin dejar de dar vueltas y deshaciendo los grumos de harina que se hayan podido formar.
  7. Cuando hayamos integrado bien la harina, añadimos el picado de gambas y ajos negros, dejamos que vaya haciendo chup chup sin dejar de remover hasta que la masa haya espesado. estará lista cuando dibujemos un surco y este no se cierre al momento, ver imagen ↓.
  8. Una vez lista la trasladamos a un recipiente para que se enfríe y la cubriremos con film trasparente tocando la masa (así no se forma la capa dura de la superficie.
  9. Una vez fría, la introducimos en la nevera como mínimo 4 horas (yo las dejo toda la noche).
  10. Ahora vamos a darles forma y a rebozar las croquetas, preparamos tres platos. uno con harina, uno con pan rallado y otro con huevo.
  11. Introducimos la masa en una bolsa de manga pastelera y en el plato de la harina, vamos sacando masa y cortamos en porciones iguales. Les damos forma redondeada.
    Las pasamos por el pan rallado, les introducimos las colas que tenemos reservadas y la pasamos por huevo batido sin mojar la cola.

  12. Las freiremos en la freidora con el aceite bien caliente o en una satén.
  13. Sacamos y dejamos escurrir sobre una servilleta de papel.
  14. Servimos acompañadas de salsa de Pimientos del piquillo caramelizados (os dejo un enlace por si queréis hacer esta salsa).



Le damos un suave bocado?.

!Espero que os guste!.
No olvidéis que el mejor ingrediente sois vosotros!
No dudéis en preguntar cualquier duda que surja.

14 comentarios

  1. Me dejas muerta y con mucha, pero que mucha gula!!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje pues las haces y te quitas esa gula.
      Un besazo

      Eliminar
  2. ¡¡Hola Merche!! No hay nada como tener amistades de las de verdad. Yo tengo pocas, pocas, pero incondicionales, y me siento más que contenta y doy gracias siempre por las buenas amistades que me han tocado. Aunque haga mucho que no nos vemos, es como si nos hubiéramos visto ayer, pues el tiempo no pasa para nosotros. Así que entiendo perfectamente esa amistad.
    ¡¡Y croquetas de gambas!! ¡¡Pero qué buenas!! Esta semana santa la hemos pasado en Valencia ciudad y hay un restaurante japonés que nos encanta y allí es donde he probado las mejores croquetas de gambas que he probado en mi vida. No sé cómo las hacen, pues no lleva bechamel y me parece que llevan también un poco de zanahoria rallada. Para mi gusto saben más a cangrejo que a gambas, pero bueno, ellos las ponen como croquetas de gambas y están buenísimas. Pero sé que las tuyas no tienen nada que envidiar a la del japonés, ja, ja, seguro que si las pruebo me hago adicta a ellas. ¡¡Y esa presentación con la cola de la gamba, me encanta!! Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isa, es que de buenas se tiene pocas, pero valen un potosí, intento cuidarlas y mimarlas como un tesoro.
      Estas no son japonesas, lo siento jaja pero si que son muy ricas.
      Muchas gracias preciosa.
      Un besazo

      Eliminar
  3. Me encanta como cuentas las pequeñas cosas, y esos detalles de dulzura e ilusión que les pones a todo lo que haces. No cambies nunca. Las croquetas puedo dar fe que si en las fotos salen geniales, si se les añade el sabor, ya se convierten en algo difícil de superar....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que me quieres y yo a ti.
      Muchas gracias, espero no cambiar aunque solo sea por tus bonitas palabras.
      Un besote

      Eliminar
  4. Merche, me chiflan las croquetas, esos bocaditos son deliciosos los hagas como los hagas, ni que decir tiene que si encima son de gambas seguro que son una pura delicia, vamos, para mi serian un pecado, necesitaría una bandeja para mi sola, jeje, se ven perfectas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasa a mi cuando las hago Azucena, no tengo fin jeje, hasta que pienso que sí me las como todas que les preparo a mis comensales?, entonces paro.
      Muchas gracias tesoro.
      Un besote

      Eliminar
  5. Hola Merche,
    Soy muy muy afortunada, tengo muchas amigas y te diré que todas son 'mis mejores amigas'. Son mi familia, mi apoyo en los días 'flojos' y mi familia, con eso te lo digo todo. Tengo un gran tesoro junto con mi marido. Por eso comprendo tanto tus palabras.
    Hoy has hecho una croquetas súper ricas, creo que con gambas no las he hecho en casa. Me has dado una buena idea.
    Te han quedado deliciosas. Como lo casero no hay nada.
    Pasa un bonito día.
    Besitos
    Sil
    Los Telares de Sil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto nunca he probado el ajo negro, así que ya estoy tardando en comprarlo. ¡¡Buena idea!!

      Eliminar
    2. Pues ya sabes, cuida esos tesoros.
      Respecto a las croquetas ya lo dices tu todo, como lo casero no hay nada.
      Pues el ajo negro a mi me encanta en algunas cosas, solo que hay que ir con cuidado ya que tiene un sabor a ahumado bastante fuerte.
      Si te animas ya me cuentas la experiencia.
      Un besote y muchas gracias

      Eliminar
  6. Hola Merche, esto si que es una de esas recetas que se deben guardar como oro en paño, que buenas y que bien que lo has explicado. Intentaré reproducirlas algún día. Muchos besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son recetas que nunca falla y nunca fallas, éxito asegurado.
      Seguro que no las reproduces, las mejoras, ya me cuentas.
      Un besazo preciosa.

      Eliminar
  7. Hola Merche, qué interesante introducción, hablas de gestionar las emociones (cosa que se debería enseñar desde la guardería). También citas la amistad, me parece una de las más importantes experiencias que podemos vivir.
    Soy "croquetera", así que tu propuesta, genial. Feliz semana, bstes.

    ResponderEliminar